Dental, Facturación

Financiación: ventajas y características para las clínicas dentales

En un escenario económico incierto e inflacionario, ofrecer opciones de financiación flexibles y ágiles puede decantar la balanza hacia la contratación de un tratamiento. La financiación de tratamientos para clínicas dentales en este contexto es una herramienta muy eficaz para fidelizar clientes.

Según una reciente encuesta del Consejo de Dentistas, uno de cada cinco españoles no acuden al odontólogo por cuestiones económicas. La estadística es del año 2020, pero todo indica que factores como la inflación o la incertidumbre económica no harán más que reforzar esa realidad en un futuro cercano. El hecho de contar con servicios de financiación se convierte así en una herramienta de marketing básica para captar nuevos clientes en una clínica dental, pero también en una estrategia muy eficaz a la hora de aumentar el ticket medio. En este artículo te explicamos los tipos de financiación y los mejores argumentos de venta para lograrlo.

Tipos de financiación

Dependiendo del importe del tratamiento y el número de plazos, los usuarios suelen decantarse por distintas opciones. Estas serían las más habituales:

  1.   Tarjeta de crédito. Ya sea a mes vencido o a plazos con intereses, suele ser el sistema más habitual cuando se trata de tratamientos de importe reducido.
  2.   Préstamos al consumo. En este caso, el crédito se gestiona con el banco personal y se utiliza para tratamientos de mayor coste.
  3.   Financiación de clínicas dentales. Aquí la financiación puede correr a cargo de la propia clínica o bien ofrecerse en colaboración con financieras.

A efectos de este artículo, nos centraremos en la tercera opción, en la que las clínicas pueden intervenir y aportar su propia estrategia.

Diez ventajas de la financiación de clínicas dentales

Trabajar con una financiera (o varias) ofrece múltiples beneficios a una clínica y a sus pacientes:

  1.   Aumenta el número de presupuestos aprobados. Esta es la ventaja más obvia, y es útil tanto en una primera toma de contacto con la clínica como a la hora de firmar un presupuesto.
  2.   Aumenta el importe de los presupuestos aceptados. Además de convencer a más pacientes, es probable que se decanten por un ticket más elevado al poder afrontarlo a plazos.
  3.   Agiliza los trámites del paciente. En lugar de recurrir a una entidad financiera ajena, lo que también puede demorar la decisión, los pacientes pueden firmar los presupuestos y la financiación de su tratamiento dental in situ. Hay algunas financieras a las que les basta un DNI para hacer el estudio de viabilidad.
  4.   Agiliza las gestiones con laboratorios y proveedores. El hecho de que el contrato se firme con mayor celeridad permite agilizar la petición de materiales y la preparación del tratamiento.
  5.   Financiación sin intereses. Existe la posibilidad de financiar los tratamientos sin coste adicional para el paciente, aunque en este caso suele repercutirse en la clínica.
  6.   Financiación al 100 % sin explicaciones. Cuando se solicita un crédito al consumo, el banco suele cubrir un 80 % del importe, además de exigir facturas proforma y otros documentos. Inevitablemente, esto complica el proceso y reduce la tasa de tratamientos contratados.  
  7.   Elevada tasa de financiación. A diferencia de las entidades bancarias, existe una elevada tasa de aprobación de los tratamientos financiados. Concretamente, el 98 % de las financiaciones por debajo de 4000 € son viables en menos de cinco minutos.  
  8.   Asegura el cobro por adelantado. En ocasiones, los pacientes abandonan un tratamiento a mitad del proceso. Al financiarlo, se comprometen a afrontar el coste íntegro.
  9.   Mejora la imagen de la clínica. La experiencia de usuario de una clínica incluye numerosos factores, que van desde la decoración y limpieza hasta la profesionalidad del odontólogo. La comodidad en los procesos de contratación es otro de los pilares de la imagen de un negocio.
  10.   Fideliza al cliente. La conclusión lógica de los anteriores puntos es que habrá más posibilidades de que el paciente repita tratamientos en un futuro.

Cómo gestionar las opciones de financiación en una clínica dental

Si gestionas una clínica dental, es probable que estés ofreciendo ya algún tipo de financiación. Al fin y al cabo, se trata de uno de los servicios más demandados por los pacientes. Pero ¿cuál es la mejor opción? ¿Con un banco o con qué financiera? ¿Qué entidades son las más solventes y con mejores condiciones? ¿Cómo canalizar los presupuestos?

Normalmente, los créditos con financieras sin documentación se aplican a presupuestos por debajo de 4000 €. Más allá de eso, será preciso aportar más documentación y garantías o trabajar con un banco, lo que dilatará los plazos de estudio.

Aquí una de las claves es contar con una plataforma de software que permita integrar diversas entidades financieras. Por un lado, la clínica sólo necesita darse de alta para que las entidades financieras o bancarias la incluyan en su base de datos.

Todo esto permitirá a la clínica comparar condiciones y encontrar la mejor para el paciente. Además, si se cuenta con su historial de pagos previo, es posible afinar más aún las condiciones.

Por último, es conveniente que, si utilizas las ofertas de financiación en tus campañas de marketing, te asegures de que se trata de las condiciones pactadas con tu financiera. Al fin y al cabo, tu publicidad es vinculante por lo que deberá recibir su visto bueno si no quieres meterte en problemas.  

Programa gestión clínica

(1) Comentario

  • Diana Patricia Acevedo Cortes

    Buenos tardes solo trabajan con clínicas dentales?

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.